Ugg chrome hearts

La llegada del animal albino llevó al recinto a vivir una época dorada y con reconocimiento internacional.Ugg chrome hearts Medio siglo más tarde, el complejo municipal cada vez tiene más detractores.El Zoo de Barcelona, cuyo modelo e incluso existencia se está replanteando el Ayuntamiento de Barcelona, añora a “Copito de Nieve”, el único gorila albino conocido que llegó hace exactamente 50 años al zoológico barcelonés, para erigir la época dorada de este recinto ahora cuestionado.El 1 de noviembre de 1966 “Copito de Nieve” llegó al Zoo de Barcelona de la mano del primatólogo Jordi Sabaté Pi, para convertirse en poco tiempo en un icono de la ciudad y dar renombre internacional al zoológico de la capital catalana.

Durante los 37 años que vivió en Barcelona,Ugg chrome hearts “Copito” fue el revulsivo de un zoológico que ahora cuenta con 124 años de vida y le colocó entre los mejores y más visitados, aunque siempre ha tenido que vivir con la frustración de no haber conseguido que tuviera un descendiente también albino.”Copito de Nieve”, que fue capturado en las selvas de Guinea Ecuatorial, tuvo 21 hijos, ocho nietos y dos biznietos, los últimos nacidos en abril de 2015, en el Zoo de Barcelona, pero ninguno albino.El pelaje blanco y la piel rosada de “Copito” impactaron en los barceloneses, que hicieron suyo al gorila, mientras la revista “National Geographic” lo puso en su portada y otorgó al zoo barcelonés el prestigio internacional que ya nunca ha dejado.

Tras su muerte, el 24 de noviembre de 2003,Ugg chrome hearts el Zoo de Barcelona no ha conseguido tener otro animal emblema, pese a los intentos de que el exótico y terrorífico dragón de Komodo fuera también un animal reclamo de visitantes.El Zoo de Barcelona dedicó una semana a “Copito de Nieve” en 2013 para conmemorar el décimo aniversario de su muerte, que incluyó una jornada de puertas abiertas a la exposición “Diez años sin Copito de Nieve: trabajando para la conservación de los primates”, una muestra que repasó la vida del gorila desde que le encontraron en Guinea Ecuatorial en 1966, hasta su muerte en Barcelona.