Uggsy bogues nba live mobile

Estudió la historia de la antigua Yugoslavia y consultó sus dudas con el veterano diplomático Richard Holbrooke, que fue enviado del presidente Clinton en los Balcanes y representante especial en Pakistán y Afganistán a las órdenes de la secretaria de Estado Hillary Clinton. De manera similar, Jolie se prepara concienzudamente para sus misiones humanitarias, asesorada por consejeros de confianza de la ONU, por expertos en política exterior y por los compañeros del Consejo de Relaciones Exteriores, del que es miembro. No muchos de los integrantes del Sindicato de Directores de Estados Unidos pueden presumir de esto.

Jolie se sintió atraída por la historia de Zamperini por su fortaleza, su instinto de supervivencia, su fe inquebrantable durante una situación terrorífica y sus férreas convicciones. Por suerte, eran vecinos: desde donde ella vive, en Hollywood Hills, podía ver la casa de él. Recuerda haber presionado firmemente para dirigir su historia y, cuando finalmente Universal le dio luz verde, le pidió a Pitt que saliera a la calle e izara la bandera estadounidense para que Zamperini pudiera verla. Entonces, le llamó por teléfono y, triunfante, le dijo: “¡Louis, mira por la ventana!”.Jolie acompañó a Zamperini durante sus últimos días de vida. Está orgullosa de haber podido enseñarle una primera versión de la película, aunque sus momentos juntos fueron agridulces. Al principio se sintió nerviosa al pensar en cuál sería la reacción de él. “Yo me emocionaba con mucha más facilidad que él —explica—. Fui a cuidarle y, en realidad, fue él quien acabó cuidando de mí”.

Juntos, sentados en el hospital, contemplaron las escenas de la película, llena de adversidades, resistencia y, finalmente, triunfo… Ahí está Zamperini de joven, con su hermano, que lo animó a cultivar sus facultades; corriendo en los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín; el accidente aéreo que finalmente le cambió la vida; los difíciles días que pasó en alta mar y el sufrimiento atroz que padeció en el campo de internamiento. “Fue una experiencia muy conmovedora —comenta Jolie entre lágrimas, mientras le falla la voz—, ver a una persona contemplando su propia vida, alguien que fue físicamente tan fuerte pero a quien su cuerpo está dejando de responder”. Es evidente que Jolie también se refiere al cáncer de ovario que en 2007 acabó con la vida de su madre, la actriz Marcheline Bertrand, a la edad de 56 años.