Ugg verdaderas baratas

“Estos no son momentos para jód… dos favores. Ugg verdaderas baratas Este es un momento de redención y venganza”.EN LA NOCHE ELLA tiene que usar la activar la linterna de su iPhone para caminar hasta el dojo. Hace más frío que en la mañana, así que ella hace un calentamiento más rápido boxeando con la sombra. Tarverdyan se acerca para volver a vendar sus manos. Esta noche ejercitan técnica y rapidez. Juego de pies, movimiento de cabeza, equilibrio. Manly observa mientras ejecutan las rutinas, ésta no es su área de especialización, así que está tratando de aprender.La idea es dar pasos alrededor de un área cuadrada, lanzando un golpe en cada vuelta, sin levantarse de una guardia baja, amplia.

Manly trata de copiar los movimientos. La sensación es totalmente antinatural.”Vaya, es como si yo nunca hubiese sido un atleta” dice él. “Esto es muy duro”.Rousey demuestra otra vez el juego de pies. Manly trata de imitar el movimiento sin perder el equilibrio.”La primera vez que Ronda hizo esta rutina”,Ugg verdaderas baratas le dice Tarverdyan, “no la dejé lanzar más que jabs directos”.Ahora, en cambio, tiene que dejarla lanzar. Se pone un chaleco acolchado para que Rousey pueda golpearlo durante un rato. Es importante para ella volver a golpear y recibir golpes. El entrenador se convierte de alguna manera en un jockey, buscando el momento más adecuado para dejar que el caballo corra libremente.En agosto, él le dijo que entrara a la jaula con uno de sus luchadores armenios. “Ella demostró un gran corazón y mucho espíritu otra vez”, dice Tarverdyan. “Cuando ella me demostró eso, supe que estábamos listos para seguir”.

El mes pasado, él hizo venir en un vuelo a la boxeadora olímpica Mikaela Mayer para que fuera “sparring” por una semana. Solo boxeo –nada de judo o lucha o jiujitsu–. Se vio exactamente como sus antecedentes lo sugerían: Mayer se mantuvo alejada, tratando de sumar puntos sin ser atrapada. Rousey trató de cerrar espacios,Ugg verdaderas baratas donde ella es más fuerte y luego tuvo que dejar su instinto de lado para derribar a Mayer.Aunque a veces se sintiera muy frustrada, fue beneficioso practicar con la paciencia. Holm se aprovechó de su instinto de cerrar espacios. Sería tonto pensar que Nunes no va a intentar hacer lo mismo.Los apostadores de Vegas tienen a Rousey como leve favorita. Nadie ha podido defender con éxito el cinturón en el año que Rousey lo perdió. Holm perdió contra Miesha Tate, que luego perdió con Nunes. Si Rousey gana nuevamente el cinturón, ella dice que quiere otra oportunidad frente a Holm.